domingo, 8 de mayo de 2011

Volver a verte otra vez, con un montón de sueños rotos.

.El caso es que entonces ocurre algo que hace que te quedes parado en mitad del tiempo, suspendido entre los minutos que siguen pasando pero parecen congelados, y piensas si no estarás confundiendo la realidad con el deseo. Quiero decir que, a lo mejor sí se trate de esa persona, y quizás no. A lo mejor uno lo desea tanto que la inventa entra la gente, y vienen los fantasmas a escupir los recuerdos, a destiempo. Desapareciendo y apareciendo; apareciendo y desapareciendo.

Todos tenemos cuentas pendientes y puede que quedaran muchas cosas por decir, pero no creo que sea eso, creo más bien que es un deseo inconsciente. La necesidad, casi enfermiza, de acercarte al tiempo perdido entre los trapos sucios,platos rotos y algunas fotos. Entre los restos del naufragio del que a duras penas has salido con vida. Quizás sólo es el deseo de encontrar un trozo de los días en los que éramos eternos y vulnerables, con un amor entre las manos capaz de mover montañas...

Y entonces te imaginas que aparece él entre toda esa gente, sonriendo. Que sólo necesitas encontrarlo para hablar de cualquier tontería y poner en calma tu mente. Y quizás, lo único que deseas decir es
"¿Qué ha sido de ti en este tiempo? ¿Qué ha sido de mi? ¿Qué fue de nosotros?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.