miércoles, 29 de junio de 2011

Sé que la mejor parte del amor es la rodaja más fina, y que no valgo mucho pero, sin embargo, no te estoy dejando ir porque creo que todavía hay mucho en que creer. Así que levantá tus ojos, si sentís que podés alcanzar una estrella. Porque lo que necesitaba era a alguien que me enseñara. Sabés que no podés engañarme. Te amé durante mucho tiempo. Empecé tan fácilmente y ahora quiero seguir perdido en el amor. ¿Estaba pensando en voz alta y perdí contacto? Pero estoy de vuelta en mis pies e impaciente por ser lo que deseaste. Ahora estoy perdido en el amor.


Y me quedan tus cosas. Déjame entrar. Dame un lugar en tu mundo. Y yo sigo esperando sueño y locura. Demasiadas mentiras oscuras. Y parezco tan tonta. Sólo quiero ayudarte porque tengo miedo de que cruces la línea. Sin amor, sin tus pequeñas cosas, sin tu mundo real el que existe aunque no quieras. Mirar sin amor, en un mundo de hechizos donde sigues al miedo, donde caes y caes y pierdes el cielo. Todo depende de vos. Y te quedan tus cosas. Arco iris de ensueños. Sé que en tu alma diluvia. Y yo sigo esperando un cielo sin nubes pero a veces sube la lluvia. Y parezco tan tonta sólo quiero salvarte. Te recuerdo en mis brazos luchando. Pero todo depende de vos.

martes, 7 de junio de 2011

lunes, 6 de junio de 2011

Yo estoy con el por qué lo quiero, realmente, me di cuenta que es la persona con la que quiero estar, ya está. Ahí me di cuenta, cuando largué la primera lágrima por él.

domingo, 5 de junio de 2011


Estar con alguien es una elección, es algo que elegimos para creer que estamos bien, para sentir que estamos en compañía, compartiendo momentos y cosas con la persona que queremos.. Es fácil no tener que elegir, y hacer de nuestras vidas una rutina: ir siempre por el mismo camino, nunca pegar un volantazo, nunca permitir una sorpresa…
Pero eso no es vivir, es el pánico que nos da tener que elegir. Siempre que tenemos opciones,
hay que elegir y arriesgarse a jugársela por una sola opción, y siempre que elegimos, vamos a perder algo. El terror al abandono, a sufrir y arrepentirnos de nuestra elección puede ser nuestro peor enemigo, por eso no hay que tenerle miedo a las opciones. Aunque el miedo no es no saber lo que queremos, sino no estar seguros, porque si no dudamos, no probamos y no buscamos, nunca vamos a saber lo que queremos.


Yo no sé qué me pasa, no sé si lo quiero, no sé si siento algo por él, no se si no siento nada, no sé si lo amo. ¿Cómo sé? Si estoy confundida. No sé como mirarlo a la cara cuando le digo que lo quiero o que siento algo por él, si no se si es verdad,

es pura confusión.


Yo ya no miro atrás, ya no queda mucho más.

Se ha producido un error en este gadget.