domingo, 5 de junio de 2011


Estar con alguien es una elección, es algo que elegimos para creer que estamos bien, para sentir que estamos en compañía, compartiendo momentos y cosas con la persona que queremos.. Es fácil no tener que elegir, y hacer de nuestras vidas una rutina: ir siempre por el mismo camino, nunca pegar un volantazo, nunca permitir una sorpresa…
Pero eso no es vivir, es el pánico que nos da tener que elegir. Siempre que tenemos opciones,
hay que elegir y arriesgarse a jugársela por una sola opción, y siempre que elegimos, vamos a perder algo. El terror al abandono, a sufrir y arrepentirnos de nuestra elección puede ser nuestro peor enemigo, por eso no hay que tenerle miedo a las opciones. Aunque el miedo no es no saber lo que queremos, sino no estar seguros, porque si no dudamos, no probamos y no buscamos, nunca vamos a saber lo que queremos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.