sábado, 28 de mayo de 2011

Hay veces que nos cuesta aceptar lo que nos toca, lo que debemos hacer y lo que debemos vivir, aceptarnos a nosotros mismos. Aveces cuesta muchas cosas, como volver a querer a alguien después del daño que te ha hecho. Volver a confiar después que te han roto alguna promesa. Ayudar a alguien que te ha dado la espalda. Es difícil, pero hay que darse cuenta de una cosa, todos somos diferentes, y no por el error de una persona significará que todos sean de ese mismo modo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.